Go to Top

La franquicia Mango conquista Los Ángeles

Mango se ha convertido en una de las firmas españolas más reconocidas a nivel internacional y de mayor prestigio gracias a la calidad de sus prendas. El último gran éxito de la compañía española es su aterrizaje en una de las ciudades más destacadas del mundo: Los Ángeles. Pero su expansión internacional alcanza su máximo exponente en Latinoamérica en donde a través del concepto de franquicia, la empresa espera crecer especialmente en Chile. Este país se ha convertido en el escenario perfecto para llevar a cabo un imparable crecimiento. “Para el próximo año 2019, Latinoamérica será uno de nuestros mayores focos de crecimiento en franquicias de moda, ha declarado Nuria Font, encargada de la expansión del grupo con franquicias, en Pulso. El propio equipo directivo ha explicado que en estos momentos se encuentran inmersos por completo en la tarea de encontrar espacios en los que situar las nuevas franquicias Mango en Chile, país que ya dispone de un importante número de tiendas de la firma española. Después de 20 años de trayectoria en Chile, Mango puede presumir de tener en estos momentos un total de 55 tiendas gracias a la Falabella. “Para los próximos años, queremos llegar a todas las principales ciudades fuera de la capital”, ha declarado Font. Cabe destacar que la directiva espera que junto a su socio chileno, la compañía siga creciendo en otros países latinoamericanos como Perú, Colombia o Argentina. Font ha puesto su punto de mira en Latinoamérica nada más  ocupar el cargo de expansión con franquicia tras sustituir el pasado mes de septiembre a  Tony Batlló. Nuria Font siempre se ha caracterizado por creer firmemente en la franquicia como modelo perfecto para la expansión de Mango a nivel internacional. Tanto es así que la franquicia es la piedra angular del conjunto de la red de Mango. De hecho, de los 2.190 establecimientos que Mango tenía al acabar el 2017, el 55% eran gestionadas bajo el concepto de franquicia. A lo largo del 2017, la empresa inauguró una veintena de macrotiendas hasta alcanzar los 211 puntos de venta que cuentan con unas dimensiones especialmente grandes. Algunas de estas tiendas se han situado en localizaciones tan importantes como Nueva York, Lisboa o la mítica calle Serrano de Madrid. Por desgracia este crecimiento no se traduce en un aumento del número de ventas y al finalizar el 2017. Mango protagonizó un desplome de los beneficios del 2.9% hasta 2.194 millones de euros. Por el contrario, Mango si consiguió  reducir sus números rojos a la mitad pasando de los 61 millones de euros en 2016 a los 33 millones de euros del 2017.